Módulo 8 - Ansiedad por la Separación y El Desarrollo Infantil


LA SEPARACIÓN DE LOS PADRES, LA ANSIEDAD DE SEPARACIÓN EN NIÑOS Y EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS


El divorcio y la separación pueden ser una experiencia confusa tanto para los niños como para sus padres. Los niños que tienen padres se encuentran divorciados o se están separando. Comprender lo que está pasando los niños puede ayudar a un padre a guiarlos a través de la transición y minimizar los efectos de la ansiedad por separación. A pesar de que la ansiedad por separación generalmente alcanza su punto máximo en los bebés alrededor de los 18 meses, el estrés de un divorcio o una ruptura puede hacer que la ansiedad por separación tenga una relación en los niños de todas las edades.

Anhelo por el Padre Ausente.


En los casos de divorcio o separación, los niños no solo sienten ansiedad de separación cuando están separados de su cuidador principal. Es común que los niños anhelen a cualquiera de los padres con el que no estén, especialmente si se sienten impotentes para comunicarse con ese padre. Esto muestra que incluso si un padre no es el cuidador principal, los niños aún piensan y necesitan desesperadamente a ambos padres en sus vidas.


Mantener contacto. 


Permitir que sus hijos puedan permanecer en contacto con el padre ausente, de tantas formas como sea posible, esto es una buena manera de superar la ansiedad de la separación. Esto incluye medios de comunicación tales como un número de teléfono o correo electrónico, así como otras formas de comunicación. Los niños a menudo aprecian cartas, tarjetas y notas ocultas para recordarle al padre ausente. Cuando ambos padres pueden asistir a eventos especiales de su hijo, tales como obras de teatro, escolares y eventos deportivos, esto puede hacer mucho para asegurarse de que él o ella se sientan amados por ambos padres.


La cortesía de los padres. 


Una forma de ayudar a los niños a superar la ansiedad de separación es mantener lejos la hostilidad hacia el otro padre. Si un niño cree que sus padres se odian entre sí, cada interacción entre sus padres le causará más estrés y la ansiedad. El tratar al otro padre con cortesía y amabilidad demostrará a los niños que sus padres son adultos racionales, amorosos, lo que les permitirá sentirse más seguros y protegidos bajo la atención de cualquiera de ellos.


Rutina. 


Los psicólogos infantiles son casi unánimes en su creencia de que los niños crecen en el orden y la rutina predecible. Puede ser estresante para los niños tener que cambiar su rutina constantemente de casa en casa. Los padres deben tratar de mantener la mayor uniformidad entre sus dos hogares tanto como sea posible, al menos en las fases iniciales de la separación. La consistencia ayuda a disminuir la ansiedad de separación.


Niños y Escuela

Hay algunas pautas básicas legales. Los niños deben continuar asistiendo a la escuela que asistieron anteriormente cuando los padres estén de acuerdo, o un tribunal ordene lo contrario. La consistencia es importante para los niños. Si un niño no ha sido previamente inscrito en la escuela, ninguno de los padres debe inscribir al niño en la escuela sin el consentimiento del otro progenitor. Los niños en general deben estar inscritos en el distrito escolar del padre con el que los niños pasan la mayor parte de su tiempo.


DE LOS INFANTES A LOS ADOLESCENTES... LAS ETAPAS DEL DESARROLLO


Infantes: es difícil predecir cómo será un infante cuando es pequeño. Ambos padres necesitan trabajar juntos para explorar qué funciona y qué no funciona en la crianza de sus hijos. Ambos padres deben responder al bebé, siguiendo las señales del bebé para alimentarse, dormir y estar en contacto. La tarea principal para el primer año del bebé es que el bebé aprenda que sus necesidades serán satisfechas. La confianza se desarrolla cuando el bebé tiene vínculos íntimos y amorosos con ambos padres, sin sentirse atraídos por ninguno de ellos. Debido a que es importante que el niño tenga un vínculo cercano y amoroso con ambos padres, es necesario que los padres trabajen juntos para fomentar el contacto cuando el bebé es pequeño. Los padres deben adaptar el tiempo de crianza a los mejores intereses del bebé, incluso si no siempre es conveniente para los padres.


Los principios básicos del apego y la pérdida muestran claramente que las separaciones largas no son las mejores para los niños pequeños. Los bebés tienen recuerdos cortos y tienden a sentir la pérdida cuando están separados demasiado tiempo de una figura primaria. Cuando los padres están recién separados o divorciados, las visitas frecuentes con el padre que ha pasado menos tiempo con el niño desde su nacimiento (generalmente, pero no siempre, el padre) generalmente funciona bien para un niño pequeño.

El contacto frecuente con el padre ayuda al bebé a unirse con él. Entonces, cuanto más frecuentemente el bebé ve al padre, más cerca está del vínculo. Si bien el tiempo de mamá puede ser muy corto al principio, el papá no tiene que limitarse a una visita corta solo unas pocas veces a la semana. La co-paternidad exitosa exige que ambos padres trabajen juntos y ajusten los períodos de tiempo compartido para abordar las necesidades y el temperamento del bebé. El enfoque exacto necesario variará de un bebé a otro.


Niños pequeños - Esta es la edad en que los niños comienzan a desarrollar sus propias personalidades. Los niños pequeños comienzan a darse cuenta de que son seres separados de sus padres. Es necesario establecer límites y pautas en ambos hogares para garantizar que su hijo se mantenga seguro y aprenda a razonar racionalmente. Al establecer, explicar y mantener los límites de una manera constante, usted y su co-padre está permitiendo que el niño se desarrolle de una manera saludable, promoviendo un desarrollo saludable continuo.

Incluso sin el obstáculo adicional de la separación y / o el divorcio en una relación, la etapa del niño pequeño puede ser una nueva aventura desafiante para los padres. Mantener dos hogares aumenta la necesidad de consultar y discutir con el otro padre acerca de cómo se debe criar a este niño pequeño pero independiente de manera constante. La clave es trabajar juntos para abstenerse de establecer objetivos poco realistas que prepararán a los padres y al niño para el fracaso y la frustración constantes.


Niños en edad preescolar (de tres a cinco años). - Los niños a esta edad están empezando a conocer y explorar el mundo que los rodea. Los niños en edad preescolar, como los bebés y niños pequeños, tienden a prosperar en la rutina y la consistencia en su entorno. Durante esta etapa, también están aprendiendo nuevas palabras e ideas y su nivel de pensamiento se está volviendo complejo. Aunque los niños en edad preescolar no comprenden el concepto completo de la ruptura de sus padres, ni quieren ver a sus padres separados, a veces, un niño de esta edad puede sentirse como si fuera el responsable del divorcio o la separación. Se debe recordar al niño que no está siendo castigado y de ninguna manera es responsable de lo que está sucediendo entre los padres. Si es posible, los padres deben tratar de adaptarse al divorcio o la separación de una manera positiva, para que el niño haga lo mismo, Es importante que los padres tranquilicen a un niño en edad preescolar con afecto físico y verbal y estén disponibles para hablar con el niño sobre sus inquietudes.

Debido a que los niños de esta edad comienzan a comunicarse de manera más efectiva, esta etapa en la vida del niño puede ser un buen momento para que los padres compartan si el acuerdo de tiempo compartido actual está funcionando bien para el niño o si está causando un estrés indebido. Es posible que los ajustes en el tiempo que pasen en el hogar de cada padre deban realizarse en esta etapa, dependiendo de los comentarios del niño. A menudo, en esta etapa, un niño puede regresar del hogar del otro padre molesto, llorando o agresivo. Esto puede no ser necesariamente una señal de problemas en el otro hogar. El niño puede estar experimentando dificultades para cambiar de un padre y su hogar a otro. Si la ansiedad persiste durante más de un día y ocurre regularmente después de las visitas, ambos padres deben discutir si las visitas son demasiado largas o demasiado estresantes para el niño y hacer algunos ajustes. Se puede discutir lo contrario si el regreso de una visita va bien, ya que puede ser el momento de aumentar la función del otro padre al extender el tiempo que pasamos con ese padre.



Para los niños que no les van tan bien al regresar de una visita, como estrategia, los padres pueden incorporar una actividad que comienza antes de que el niño se vaya a la visita y continúa cuando el niño regrese. Este enfoque estratégico le dará al niño algo que esperar al regresar y facilitará la transición al ocupar el tiempo y la atención del niño. Y, el tiempo de transición para dejar a un niño nunca debe ser usado por los padres para confrontarse, discutir o tratar de resolver problemas. Este comportamiento, sin duda, agregará un sentimiento negativo a la transición que hará que las futuras transiciones sean más estresantes para el niño.


Niños de seis a ocho años. - Los niños a esta edad generalmente manejan bastante bien la ida y vuelta entre los hogares de los padres en un horario regular. No obstante, los padres siempre deben tratar de minimizar la interrupción de la vida del niño de tantas maneras como sea posible. El temor puede persistir que uno de los padres pueda estar abandonándolos. Este tipo de preocupación se considera normal para los niños de esta edad y puede compararse con el posible temor de la muerte de un padre. Los padres a menudo pueden resolver o incluso aliviar estos temores exagerados simplemente comunicándose con el niño acerca de las inestabilidades y sentimientos que pueden estar experimentando debido a la separación de los padres.

Los niños de esta edad no deben tener un problema al pasar la noche en dos casas diferentes y mucho menos de disfrutar de pasar tiempo en la casa de alguno de los padres. Este programa de crianza de los hijos puede requerir que cada padre pueda llevar al niño a la escuela en ciertos días. Ambos padres deben hacer un esfuerzo concertado para mantener el contacto del niño con los amigos, los compañeros y la participación en las actividades.


De nueve a doce años. - Durante esta etapa de desarrollo, justo antes de los años de adolescencia, la mayoría de los niños han desarrollado su propio concepto de sí mismos y están más conscientes y, a veces, parecen estar totalmente consumidos por la forma en que son vistos por sus compañeros. Puede parecer que pasan la mayor parte de su tiempo y esfuerzo aprendiendo a socializar y "encajar" con sus amigos, en vez de preocuparse en absoluto por qué padre los recogerá o los dejará para la escuela. Esta etapa de desarrollo suele ser un momento muy activo para los niños. Tienden a participar en muchas actividades extracurriculares y están ansiosos por explorar nuevos pasatiempos y maneras de pasar su tiempo. Para los miembros de la familia, puede parecer que muchos niños de esta edad valoran mucho el grupo de pares. La investigación confirma, sin embargo, que aún buscan a los padres para recibir apoyo y orientación a esta edad. Mientras que un niño de 9 = 12 años de edad generalmente no tiene problemas para que los padres tomen conciencia de sus deseos, los co-profesores efectivos deben recordar y tener en cuenta las necesidades y el interés superior del niño al momento de tomar decisiones sobre cómo se le permite al niño pasar su tiempo y horas. El secreto del éxito de la crianza conjunta es la comunicación armoniosa, tanto con el niño como con el otro padre.


Adolescentes: Los años de adolescencia la montaña rusa, pueden parecer abrumadores para cualquier adolescente, y en particular para los adolescentes que se enfrentan al divorcio o la separación de sus padres. Ese dulce niño que conoces y amas puede haberse transformado en otra persona por completo. Alguien que de repente puede ser hosco o rebelde. Incluso si su hijo adolescente está acostumbrado a acuerdo específico (el intercambio entre la madre y el padre, tener un solo padre con custodia, o tratar con hermanastras y hermanastros) puedes espera que surjan nuevos desafíos durante la adolescencia. Los padres a menudo se preocupan por los problemas que se magnifican por el divorcio o la separación, como la falta de una figura materna o una figura paterna dentro del hogar; resentimiento y enojo adolescente; o la respuesta negativa del adolescente a un nuevo padrastro o madrastra. Si enfrenta estos desafíos, puede continuar construyendo un hogar saludable estableciendo y manteniendo una buena comunicación con su hijo adolescente.


Una vez que el contador de cuenta regresiva llegue a cero, pasará automáticamente al siguiente módulo del curso. Cada módulo es de 22 minutos. (1320 segundos)

Redirecting to NEXT PAGE after 10 seconds

© Copyright Curso de Padres de Florida